Entrevista a Susana Velasco

SV – La búsqueda aquí es, de nuevo, o quizá más claramente, cómo hacer que la arquitectura se encuentre con el cuerpo. Y eso se hace bajando la dimensión de la pieza construida hasta acercarla a la piel, pero también asumiendo materiales y formas procedentes de otros cuerpos en su encuentro con el territorio. Dentro de esta arquitectura, el objeto de trabajo ha sido el espacio del umbral, que se ha resuelto tomando el lugar que tradicionalmente corresponde a las ventanas, y releyéndolo como escala intermedia donde el cuerpo toca la arquitectura. Es también el lugar que rompe y disuelve el interior y el exterior.