Words don’t come easy

Concierto sinfónico para walkie talkies en el Festival Aieloff, Centro Cultural Octubre,  Valencia, 2009.

En escena, los dos directores de la pieza intercomunicados con una pareja de walkie talkies (en adelante WTx2). Dispersos en diferentes espacios del edificio en el que tuvo lugar el concierto, cuatro walkies solteros (en adelante W) a los que llamamos W1, W2, W3 y W4. 

Los directores, siguiendo de modo riguroso una partitura inédita, manipularon (dando órdenes de entrada y salida, trasladándolos en el espacio y mostrando insólitas posibilidades comunicativas) dichos aparatos desvelando que tras cada walker (W1, W2, W3 y W4) existe un invisible talker (en adelante T1, T2, T3 y T4), que se hace presente únicamente a través del sonido que llega al público vía W. 

El walker se convierte así en cuerpo del talker, que a la vez que ejecuta su pieza monofónica es capaz de demandar una determinada ubicación para tratar de alcanzar, a la par que el resto de intérpretes, un encuentro polifónico. 

Participan: Alejandro Peña, Manuel Prados, T1, T2, T3, T4, W1, W2, W3, W4 y WTx2A.